Instituto Escadia

Tres conceptos clave que evitarán la desaparición de tu MIPYME

Instituto Escadia 18 / Junio / 2020

Tres conceptos clave que evitarán la desaparición de tu MIPYME

Texto sacado del Webinar: La MIPYME ante la nueva normalidad, 16/06/2020.

Hay que recordar que las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYME), constituyen más del 95% del total de las empresas en México (INEGI, 2020), empleando a más del 70% de la fuerza laboral, lo anterior deja claro que son un factor fundamental en la economía del país.

Hoy en día en México, se han perdido más de 2 millones de registros en el Instituto Mexicano del Seguro Social y alrededor de 10 millones de empleos informales (junio 2020). Dejando a 12 millones de personas sin un ingreso seguro provocando la caída del Producto Interno Bruto (PIB).

La caída del PIB provoca un efecto de bola de nieve, contrayendo los mercados y causando la disminución de los empleos. Esta disminución de empleos se traduce en menos consumidores, que a su vez se manifiesta en una baja en la actividad de la empresa, por lo tanto, deben realizarse ajustes dentro de las organizaciones. La empresa debe de aprender a readecuar sus procesos y a repensar su modelo de negocio si desea mantenerse a flote en estos momentos de crisis.

Esta adaptación al cambio puede influir en la forma en la que se comportará la crisis a través del tiempo, presentando tres escenarios posibles:

  1. Recuperación a corto plazo: una caída económica de la mano de una rápida recuperación gracias a la reacción oportuna de las MIPYMES
  2. Recuperación a mediano plazo: una caída económica seguida de una recuperación a ritmo medio, en donde unos empresarios reaccionan antes que otros.  
  3. Recuperación a largo plazo: una caída económica seguida por un estancamiento causado por una nula reacción del sector empresarial

A diferencia de otras ocasiones, esta crisis se está viviendo a nivel global, donde países de todo el mundo están preocupados por recuperar su economía doméstica antes de regresar a una nueva normalidad global. Y todas las acciones van encaminadas a un crecimiento económico estable y sustentable, pensadas desde dentro hacia afuera. El empresario mexicano que entienda y se adapte a este nuevo escenario tendrá una ventaja ante su competencia.

De la mano de la crisis vienen las oportunidades. El empresario debe tener en cuenta que el mercado está cambiando junto con las necesidades y métodos de compra del consumidor. La competitividad de las organizaciones está ligada directamente a tres conceptos clave: la información, la innovación y la renovación. El empresario que no las tome en cuenta, está destinado al fracaso.

La información es básica en estos momentos en donde no solo hay que esperar lo que comunica el gobierno, sino también, estar atentos al comportamiento de instituciones como el Banco de México, ya que, por mencionar un ejemplo, la disminución de tasas de referencia hace que los bancos puedan bajar sus costos de créditos, cambiando los rendimientos, empujando a los inversionistas a buscar un escenario más rentable para invertir su dinero.

Innovación en el sentido de entender el nuevo comportamiento del consumidor y adaptar a la organización a estos cambios. Hoy más que nunca el mercado es el que marca el camino que debe tomar las empresas. La contingencia ha orillado a que negocios que tradicionalmente recibían a sus clientes descubran nuevas formas de interactuar y de llevar sus productos o servicios sus hogares.

Renovarse o morir. Es momento que el empresario explore nuevas formas de enfrentar sus retos y modificar todo lo que no sume al bienestar organizacional. Los cambios que hemos experimentado durante la contingencia llegaron para quedarse, dejando claro que la tecnología y la era digitalización de procesos son elementos clave para sobrevivir esta crisis.

Es fundamental tener en cuenta estos tres conceptos para mantener activa y dinámica a tu organización. Queremos escucharte, ¿De qué forma aplicas estos conceptos en tu organización? Dejanos tus comentarios