Instituto Escadia

5 estrategias para contener el COVID-19 en tu centro de trabajo

Instituto Escadia 24 / Junio / 2020

El regreso a las actividades laborales es fundamental para la reactivación de la economía pero debe suceder de la mano de acciones estratégicas que aseguren el control y no la propagación del virus SARS-CoV-2 (COVID-19).

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) junto con la Secretaría de Salud (SSA) nos proponen, en su documento “Guía de Acción para los Centros de Trabajo ante el COVID-19”, 5 estrategias generales de control ante la contingencia:

  1. Promoción de la salud:

Los trabajadores, dentro de sus centros laborales, deberán recibir información que los ayude a orientarse, capacitarse y organizarse con el fin de poder prevenir contagios y controlar, a medida de lo posible, la propagación del coronavirus.

Esto puede darse a través de infografías, material de comunicación, charlas o capacitaciones que se consideren necesarias para promover la salud.

  1. Sana Distancia:

Que los trabajadores, dentro de los centros de trabajo, mantengan una distancia mínima de 1.5 metros entre ellos. Además de la distancia, se deberá promover acciones que disminuyan tanto la frecuencia como la cantidad de personas con las que se interactúa de la mano de la adecuación de espacios y áreas de trabajo conforme a las disposiciones de densidad humana máxima.

  1. Control de ingreso-egreso:

Establecer áreas, si es posible, para el uso exclusivo de ingreso y de egreso en la organización. Los controles de ingreso deben incluir la medición de la temperatura corporal, la identificación de síntomas relacionados con el COVID-19 (tos, flujo nasal, dificultad para respirar) y, si se da el caso, negar el acceso a personas que representen una situación de riesgo.

  1. Resguardo domiciliario corresponsable:

Limitación voluntaria de movilidad. En la cual la persona trabajadora recibirá su salario en el periodo de duración de la Jornada Nacional de Sana Distancia.

  1. Aislamiento:

Separación y restricción de un trabajador con contagio de COVID-19 confirmado o con una actividad de riesgo (viajes al extranjero, familiar cercano contagiado, asistencia a eventos públicos, entre otras) durante un periodo de 14 días o el tiempo necesario para la recuperación con el fin de evitar la propagación del virus.

La situación económica del mundo nos empuja a realizar acciones que reactiven la economía a pesar del riesgo que vivimos. Estas 5 estrategias de la mano de un Protocolo de Seguridad pueden hacer la diferencia entre la reducción o el aumento de la curva de contagios.

Y tú, ¿qué estrategia aquí mencionada te ha costado más trabajo implementar en tu organización? Te leemos atentos.